Imprimir esta página
Martes, 01 Octubre 2019 15:47

Gran Canaria Espacio Digital proyecta la muestra videográfica ‘La emancipación de la disonancia’

Escrito por

 

  • El día 3 de octubre, a las 19:30 horas, con entrada libre, incluyendo trabajos de Diego Lama, Regina José Galindo, Francis Naranjo, Saskia Calderón, Joaquín Segura, María Cañas y Federico Solmi

 Las Palmas de Gran Canaria, 1 de octubre de 2019.- Mientras los pintores expresionistas se rebelaban contra la exigencia de imitar "las formas exteriores de la naturaleza", el compositor vienés Arnold Schoenberg proponía la "emancipación de la disonancia", lo que significaba que no sólo cualquier combinación de notas era aceptable sino que "dejaba de existir la obligación de resolver un acorde disonante en una consonancia", según formula Charles Rosen, pianista profesional, profesor y ensayista, en la más completa monografía escrita sobre el músico austriaco que edito hace unos años Acantilado con el sucinto título de 'Schoenberg'.

Precisamente sobre esa emancipación de la disonancia ha formulado el crítico Adonay Bermúdez, director del Festival Internacional de Videoarte ‘Entre islas’, responsable de la Convocatoria PEAC (Promoción Exterior de Artistas Canarios) y director también de Espacio Dörffi de Lanzarote, la muestra videográfica que el día 3 de octubre, a las 19:30 horas, se proyecta con carácter gratuito en la sede de Gran Canaria Espacio Digital.

El concepto de esta muestra que pudo verse en septiembre en la Sala Dalí del Instituto Cervantes de Roma promovida por Gran Canaria Espacio Digital, surge a partir de una reflexión filosófica y antropológica sobre el empleo de la música como dispositivo para influir a las personas.

La citada muestra, que viene a complementar el taller denominado ‘Comisariado independiente: Cómo escapar (ligeramente) de la precariedad’, que Bermúdez ha impartido en el citado centro cultural dependiente del Cabildo grancanario, proyecta trabajos de los autores Diego Lama (Perú), Regina José Galindo (Guatemala), Francis Naranjo (España), Saskia Calderón (Ecuador), Joaquín Segura (México), María Cañas (España) y Federico Solmi (Italia).

Estos siete artistas manipulan en sus trabajos la música como acto subversivo y con el objetivo opuesto: procurar que el ciudadano despierte de su estado de aturdimiento. Además, todos ellos con astucia han buscado una relación con lo popular para que la conexión con el espectador sea más intensa, potenciando y asentando fuertemente el mensaje. Asimismo, todos coindicen en la recurrencia de la repetición como maniobra para reforzar dicho mensaje.

Theodor W. Adorno, en su texto sobre el carácter fetichista de la música y la regresión de la escucha, sostiene que la música es una actividad intelectual y que, como tal, permite que la sociedad evolucione. Igualmente, afirma que, por culpa de los medios de comunicación de masas, la música se ha convertido en una mera mercancía que entretiene e idiotiza al pueblo, adiestrándolo mediante el empleo de la repetición.

Los artistas

Francis Naranjo (España)

Una bandera de color negro ondea en medio de la aridez del desierto de Atacama (Chile) y la voz en off del poeta Dionisio Cañas repite sin cesar concha de tu madre. Esta interjección o expresión vulgar usada en varios países de Latinoamérica le sirve a Francis Naranjo para reflexionar sobre la situación actual del planeta Tierra.

Diego Lama (Perú)

The Act (2011) sitúa al espectador dentro del Congreso peruano donde, poco a poco y mientras suena Clair de Lune de Claude Debussy, va cayendo polvo blanco hasta conformar una montaña. El artista provoca un debate en torno a la política económica del gobierno de entonces y su relación con el narcotráfico ya que, en el momento en el que realizó el vídeo, Perú figuraba como el mayor productor de cocaína del mundo con el silencio cómplice de los responsables políticos

Regina José Galindo (Guatemala)

Después 36 años de guerra civil (1960-1996) y más de 200.000 muertos y desaparecidos, Guatemala necesitaba curar sus heridas y exigió justicia. En 2013, el político Efraín Ríos Montt, que accedió al poder mediante golpe de Estado e instauró una dictadura (1982-1983), fue juzgado y condenado a 80 años por genocidio. A los pocos días del fallo la condena fue anulada. Frente a la impotencia de la sociedad guatemalteca ante este acto de infamia del sistema judicial, la artista presenta Culpable (2015), una grabación de una performance donde Ensamble Coral interpreta una pieza sonora en el espacio público el domingo 10 de mayo de 2015. Las voces recuerdan una y otra vez la culpabilidad de Ríos Montt para que no quede en el olvido.

Saskia Calderón (Ecuador)

Con la cara pintada con tintes vegetales y peinada a la usanza de la comunidad Huaorani, Saskia Calderón se sitúa frente a la cámara e interpreta una canción inspirada en los cantos funerarios de la cultura amazónica ecuatoriana. Requiem huao (2005) supone un contraste cultural y económico: las etnias frente a la globalización y el capitalismo.

Joaquín Segura (México)

Un guerrillero del grupo terrorista ETA ha sido empleado por el artista como personaje principal de una caja de música. Una vez se le da vuelta a la manivela baila la figura y suena Los sentimientos de Morris Albert, permitiendo que irónicamente afloren sentimientos como la nostalgia o la tristeza (teniendo en cuenta el cese definitivo de la actividad armada del grupo en 2011 y su disolución en 2018). Joaquín Segura centra su discurso en el fracaso total de la política radical en la historia reciente del mundo.

Federico Solmi (Italia)

A song of tyranny (2012) presenta a un líder político implacable y despótico que es adorado por el pueblo. Entre vítores de los ciudadanos, se despliega un colosal desfile militar acompañado del famoso Radetzky Marsch Op. 228 de Johann Strauss. Federico Solmi realiza una sátira a la sociedad contemporánea y a la naturaleza autodestructiva de la humanidad.

Cortesía de ADN Galería (Barcelona), Luis de Jesús (Los Ángeles) y Ronald Feldman (Nueva York).

María Cañas (España)

María Cañas se sirve del toro, símbolo por antonomasia de España, y del himno nacional para evidenciar una conducta esclavista propia de una sociedad de rebaño. A través de su característico humor ácido y un himno a trompeta mal tocado nos revela que el toro ya no es tan bravo como lo era antiguamente.

El comisario

Adonay Bermúdez ha podido trabajar desde lo local, pero extendiendo considerablemente su curaduría al ámbito internacional, siempre intercalando lo público y lo privado.

Ha comisariado exposiciones y proyectos expositivos para centros y museos como el Centro de Cultura Digital (México), TEA Tenerife Espacio de las Artes (Canarias), Universidade da Madeira (Portugal), Centre del Carme (España), Centro Cultural de España en Nicaragua, Museum of Modern Art de Etiopía, GAMC Galleria d'Arte Moderna e Contemporanea Lorenzo Viani de Viareggio (Italia), Centro de Arte Contemporáneo de Quito (Ecuador), Museo de Arte Moderno de Santo Domingo (República Dominicana), Museu das Comunicações de la Fundação Portuguesa das Comunicações de Lisboa (Portugal), Gran Canaria Espacio Digital (Canarias), Espai Rambleta (España) o Espacio Cultural El Tanque (Canarias), entre otros.