Lunes, 22 Noviembre 2021 17:18

Las autoridades públicas y eclesiásticas visitan el primer centro estable de acogida para personas sin hogar de Telde

Escrito por
  • Este recurso gestionado por Cáritas está ubicado en el antiguo RAM Pedro Lezcano, en el Valle de Jinámar, y ofrece un techo y un itinerario para la reinserción social con capacidad para 24 personas

Telde, a 22 de noviembre de 2021.- La alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, el obispo de la Diócesis Canarias, José Mazuelos, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, la consejera de Derechos Sociales del Gobierno canario Noemi Santana, el concejal de Servicios Sociales, Diego Ojeda, y el director de Cáritas Diocesana de Canarias, Gonzalo Marrero, entre otros, visitaron este lunes el primer centro estable para dar alojamiento, atención y apoyo a las personas sin hogar en el municipio.

Se trata de un centro de baja exigencia y cuidados con capacidad para acoger a 24 personas. Allí se ofrece alojamiento las 24 horas del día a las personas que por razones de enfermedad no puedan salir a la calle, mientras que al resto deberán salir durante el día para que puedan realizar gestiones, formación y búsqueda de empleo. Además del alojamiento, se incluyen servicios básicos como la alimentación (desayuno, almuerzo y cena), duchas, lavandería y ropero. Las personas sin hogar recibirán atención, apoyo y seguimiento de 8 profesionales de Trabajo Social, Educación Social, Psicología e Integración Social (monitores educativos).

La regidora municipal, Carmen Hernández, reiteró el compromiso del Gobierno local con las personas más vulnerables y avanzó la intención de seguir dotando a la ciudad de recursos para mejorar, cada vez más, la atención que se ofrece a las personas que están en situación de sinhogarismo. En ese sentido, recordó que el Consistorio trabajaba ya en este ámbito desde antes de la pandemia y al decretarse el confinamiento decidió abrir un centro de acogida temporal gestionado únicamente por el Ayuntamiento y que se mantuvo abierto mientras fue posible administrativamente para dar amparo a estas personas.

De forma paralela, añadió Carmen Hernández, se realizaba un intenso trabajo con Cáritas, “que es la entidad más especializada en la atención a las personas sin hogar, no solo en ofrecer y un techo, sino también en el acompañamiento para su reinserción, con el fin de que este centro, el primero estable en la historia de la ciudad, fuera una realidad”.

La alcaldesa agradeció la colaboración del Gobierno de Canaria, que financia el proyecto, y del Cabildo de Gran Canaria, cuya ayuda permitió realizar reformas y dotar de mobiliario a esta infraestructura que es propiedad municipal. Cabe destacar que los gastos corrientes corren a cuenta del Ayuntamiento, quien se coordina con el personal de Cáritas a través del área de Servicios Sociales.

El obispo de la Dióecesis Canarias, José Mazuelos, aseveró que este centro de baja exigencia es un recurso que comenzó con la sensibilidad del Ayuntamiento de Telde al inicio de la pandemia y es una prueba más de que las administraciones públicas y la Iglesia siguen “apostando por los más débiles” y por “trabajar juntos por el bien común”.

El director de Cáritas Diocesana de Canarias, Gonzalo Marrero, destacó por su parte las sinergias entre la sociedad civil y esta entidad, así como el compromiso e implicación del Ayuntamiento, el Cabildo y el Gobierno de Canarias “que han hecho posible la puesta en marcha de este dispositivo de acogida y acompañamiento a las personas en situación de sin hogar”.

Un nuevo inicio

La consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, explicó que el Gobierno de Canarias ha aportado cerca de un millón de euros para dar estabilidad a este recurso social que más allá de ofrecer un techo suponga una oportunidad para que las personas sin hogar puedan iniciar “un itinerario de inclusión social”. Para ello, dijo, existe el compromiso de la Consejería que coordina para seguir apoyando económicamente este centro en cooperación con el Cabildo y el Ayuntamiento y las entidades del tercer sector.

Finalmente, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ratificó el “compromiso de la Institución insular con los más desprotegidos” y con la labor que desarrolla Cáritas. En ese sentido recordó que además de la inversión de 50.000 euros para la rehabilitación del antiguo RAM Pedro Lezcano, “se ha habilitado un fondo para disponer de alimentos para las familias más necesitadas y un servicio de seguimiento y ayudas para mujeres en situación de trata o de prostitución, entre otros”. Cabe recordar que el Cabildo de Gran Canaria colabora además con el Plan Integral del Valle de Jinámar, programa a través del que se rehabilitó el edificio.