Jueves, 06 Octubre 2022 16:41

El Gobierno aprueba el protocolo de medidas a aplicar con los animales ante emergencias de protección civil

Escrito por

Deberá ponerse en marcha siempre que la naturaleza del riesgo o su posible evolución afecte o pueda afectar de forma colectiva a los animales poniendo
en peligro inminente su vida

 

La necesidad de este protocolo se puso de relieve en toda su intensidad con ocasión de la emergencia volcánica de septiembre de 2021 en La Palma y en los grandes incendios forestales de 2017 y 2019 en Gran Canaria

El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este jueves, a propuesta del consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, el decreto por el que se modifica el Plan Territorial de Emergencias de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de Canarias (Plateca), aprobado mediante Decreto 98/2015, de 22 de mayo, con el objeto de incorporar un anexo con el protocolo que articula las medidas de actuación a aplicar con los animales ante emergencias de protección civil.

Tal y como establece el decreto, este protocolo será de aplicación cada vez que se active el Plateca o cualquier otro plan especial o específico de protección civil de competencia de la Comunidad Autónoma de Canarias, siempre que la naturaleza del riesgo o su posible evolución afecte o pueda afectar de forma colectiva a los animales poniendo en peligro inminente su vida.

La puesta en marcha de este protocolo está justificada porque, en situaciones de emergencia de protección civil, tanto los animales silvestres y de compañía como los animales de explotaciones ganaderas, incluidos los núcleos zoológicos, pueden resultar gravemente afectados, como se puso de manifiesto, en toda su intensidad, con ocasión de la emergencia volcánica de septiembre de 2021 en La Palma -donde se evacuaron varias especies de fauna exótica, 300 mascotas, más de 200 cabezas de ganado particular y sobre 1.000 de granja, 700 antes de la erupción- y de los grandes incendios forestales que afectaron en 2017 y 2019 a Gran Canaria.

El propósito de estas medidas es ayudar a limitar los efectos lesivos en los animales, así como evitar su sacrificio ante situaciones de esta naturaleza, procurándoles una mayor atención y articulando soluciones que permitan su evacuación, refugio y alimentación con el fin de evitar su abandono en las zonas afectadas, facilitando una mayor rapidez en su rescate y protección, además de homogeneizar los criterios de actuación y gestión y las metodologías de trabajo aplicables.

A la hora de justificar este protocolo, junto con la pérdida de la vida de los animales, hay otras consecuencias relevantes que tener en cuenta, como son los daños que se producen a la economía y a los ecosistemas, el problema de salud pública que generan los cadáveres de los animales, la significativa afectación psicológica de sus propietarios y, en relación con la propia gestión de la emergencia, la oposición o resistencia que pueden presentar las personas a ser evacuadas dejando a sus animales abandonados a su suerte.

Tampoco debe olvidarse la cuestión relativa a la intervención espontánea de personas sin formación específica, en muchas ocasiones atendiendo los llamamientos espontáneos realizados a través de las redes sociales, sin la necesaria coordinación de las autoridades de Protección Civil, instando a la población a la adopción de medidas para salvaguardar la integridad física de los animales, lo que puede generar graves problemas de seguridad y coordinación.