Viernes, 11 Septiembre 2020 21:45

El presidente de Canarias asiste al operativo iniciado en el Puerto de Arguineguín para realojar a los más de 400 migrantes que estaban siendo atendidos en las carpas de Cruz Roja

Escrito por

 

Ángel Víctor Torres valora que se haya tomado esta decisión de urgencia y apela a la solidaridad de las administraciones canarias, nacionales y europeas: “no puede ser que el fenómeno de la inmigración empiece y termine en la frontera”

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha comprobado in situ, junto al delegado del Gobierno de Canarias, Anselmo Pestana, la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, y a alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, cuál es la situación de los migrantes que están siendo atendidos en el Puerto de Arguineguín, en Gran Canaria, donde se ubica la carpa provisional de Cruz Roja en la que hoy ha comenzado el realojo de los más de 400 migrantes que estaban siendo atendidos en ese lugar.

En el día de hoy se ha iniciado el operativo de traslado de los migrantes a diferentes establecimientos de la isla de Gran Canaria, tras una semana intensa en la que el Gobierno de Canarias ha celebrado un Foro de Inmigración -el miércoles- en el que se demandaron medidas contundentes para abordar este fenómeno de forma integral. Posteriormente -este jueves-, se celebró una reunión de coordinación interministerial para abordar este asunto de forma urgente.

El presidente de Canarias ha informado que en la carpa de asistencia humanitaria y sanitaria todavía pasarán esta noche unas 200 personas que a lo largo de las próximas horas serán también realojadas “y previsiblemente mañana ya no habrá nadie aquí”. Sin embargo, destacó que esto no significa que no vayan a llegar más pateras o cayucos, “lo cual obliga a las administraciones a seguir tomando decisiones y disponer de respuestas integrales para la atención de estas personas”, apuntó el presidente.

Ángel Víctor Torres valoró la medida tomada en el día de hoy “para dar un cobijo digno a estas personas que han venido huyendo del hambre, la desesperación y las guerras”, pero ha llamado a la responsabilidad y a la solidaridad de todas las instituciones “porque no puede ser que el fenómeno migratorio empiece y termine en las fronteras. Estamos ante una situación que exige la implicación de todas las administraciones de Canarias, España y la Unión Europea”. El jefe del Ejecutivo canario destacó la importancia que tiene la visita que hará en los próximos días el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, a Mauritania con presencia de altos cargos europeos para abordar este fenómeno. En ese sentido Torres considera necesario reforzar los convenios con países de origen que se incremente la vigilancia en las costas.

El presidente señaló el esfuerzo que ha hecho el Gobierno de Canarias durante esta crisis migratoria en la que ha cedido el 90 por ciento de los espacios habilitados para albergar a estas personas, siendo la mayoría instalaciones educativas que hay que recuperar con el inicio del curso. “Canarias es un pueblo solidario y conoce de primera mano el fenómeno porque también hemos sido emigrantes hacia América”, prosiguió, “y tenemos que responder de forma solidaria, justa, humanitaria y sin xenofobia”. En ese sentido, y para evitar bulos, falsedades y la criminalización de estas personas, “que son las víctimas”, Torres hizo una llamada a la responsabilidad de los representantes públicos para apartar este fenómeno y el drama humano del debate partidario.